¿POR QUÉ JAP?

JAP ofrece una manera diferente de trabajar que es fruto de su propia trayectoria: creatividad pero con método, análisis pero sin parálisis y con orientación al resultado, sin miedo a la complejidad y voracidad por la novedad y la innovación.

JAP se diferencia por su capacidad de conocer y entender sectores de actividad y combinar la sensibilidad de un asesor externo -orientado a resultado y bien vestido-, con la de un asesor interno –no siempre bien vestido pero centrado en el funcionamiento de la empresa y la gestión de las responsabilidades de los órganos de toma de decisión sector privado y empresas del sector público.

Todos los abogados persiguen dar un asesoramiento de élite, pero es difícil hacerlo si se ha perdido la habilidad de arremangarse y entender por dónde uno se mueve.